¿Qué es la candidiasis vaginal y cómo tratarla?

La mayoría de las mujeres sufren de candidiasis vaginal, o vulvovaginitis por cándida, al menos una vez en su vida, por ello es importante conocer qué es y cómo tratarla de manera adecuada.

La Candidiasis es una infección ginecológica derivada del sobrecrecimiento en el cuerpo de la Candida albicans. Esta levadura reside en nuestro interior, generalmente de forma inofensiva y en equilibrio con otros microorganismos, situándose en las membranas mucosas de nuestros genitales, tracto digestivo, pulmones, boca y piel.

En ocasiones y debido a ciertos factores que más adelante veremos, la Candida albicans se desarrolla de manera excesiva y, al fermentar y romper el equilibrio con los otros microorganismos que cohabitan con ella crea problemas en el cuerpo humano y se metaboliza transformándose en un hongo. Este hongo se compone de Mycelium, una masa de filamentos que penetran en nuestros tejidos extendiéndose y agarrándose a ellos. Cuando se juntan varios de estos cuerpos se forman colonias y estas colonias segregan unas toxinas que al circular por el cuerpo debilitan el sistema inmunitario.

Este desequilibrio creado por el crecimiento de la Candida afecta a otros microorganismos, debilitándolos, como el Lactobacillus acidophilus, el cual contribuye a mantener el control sobre microorganismos como la Candida.

Candidiasis vaginalLas principales razones de infección por Candida son:

  • Uso prolongado de corticoides o anticonceptivos orales: debido a la alteración hormonal.
  • Padecimiento de enfermedades inmunodepresoras como la diabetes mellitus (el azúcar favorece el crecimiento de la Candida Albicans, ya que la función de esta está relacionada con la fermentación del azúcar, por lo que es recomendable evitar el azúcar cuando tenemos Candidiasis) o el Sida (VIH) (un sistema inmunológico débil facilita el crecimiento de la Candida).
  • Ingerir ciertos antibióticos. Los antibióticos destruyen algunas bacterias de nuestro organismo y, en muchas ocasiones, destruirán aquellos microorganismos encargados de evitar el crecimiento de la Candida.
  • Estar embarazada: Debido a la alteración hormonal.
  • También puedes desarrollar Candidiasis por llevar ropa muy ajustada, el uso de determinados jabones (en función de su contenido químico) o por mantener relaciones sexuales.

¿Cuáles son los principales síntomas de la candidiasis vaginal?

Los síntomas más comunes son el prurito o picor y la aparición de un flujo vaginal anormal.

El prurito o picor puede darse tanto por dentro como por alrededor de la vagina. Este picor causa que los labios mayores se vuelvan hipersensibles y, con ello, adquieran un color rojizo.

En el caso del flujo vaginal anormal, este será de color blanquecino. Su segregación será abundante y espesa.

En muchas ocasiones, puede generar dolor a la hora de miccionar o de tener relaciones sexuales.

Diagnóstico y tratamiento.

Para el diagnóstico de la Candidiasis, además del reconocimiento de los síntomas comunes previamente mencionados, es necesario realizar un análisis. Este análisis consistirá en un examen en fresco, citología y cultivo del flujo vaginal. De esta forma se descartan otro tipo de infecciones similares que puedan producir síntomas de la misma índole.

Una vez diagnosticado, es necesario el tratamiento con fármacos antifúngicos, cuya finalidad será el cese del crecimiento del hongo. Lo usual es el tratamiento local, aunque también se emplea el tratamiento oral, y ambos tienen un porcentaje de éxito muy alto, cercano al 90%. Lo más empleado son cremas o supositorios.

Las cremas son de aplicación exterior sobre la vulva, mientras que los supositorios deben ser introducidos en la vagina para que hagan efecto.  Es adecuado seguir las indicaciones de tu especialista a la hora de mantener relaciones sexuales si estás llevando a cabo alguno de estos tratamientos, ya que pueden influir en la acción de los preservativos o el diafragma al estar compuestos por látex (pueden reducir su eficacia).

En el caso del tratamiento oral, este se basa en la ingestión de capsulas. Y aunque, como dijimos previamente, su tasa de éxito es alta, sus efectos secundarios pueden ser muy incómodos (nauseas, diarrea o dolor de cabeza). Además, tarda alrededor de 1 o 2 días más que las cremas o supositorios en aliviar los síntomas, por lo que lo hace menos deseable, aunque el método de administración sea más cómodo.

Cuando nos encontramos con una candidiasis más grave de lo habitual, ya sea por su recurrencia o por la intensidad de sus síntomas, es importante tomar medidas extras a la aplicación de los antifúngicos.  Estas medidas se basan en la eliminación de los factores que facilitan la predisposición, la eliminación de la infección actual y en la prevención de la recurrencia.

En estos casos y para facilitar la prevención, es importante:

  • Mantener la zona vaginal limpia usando jabones suaves y sin perfumes que no alteren la composición bacteriana.
  • Tras miccionar, limpiarse de adelante hacia atrás para evitar la propagación de las bacterias del ano hacia la vagina o el tracto urinario.
  • Usar ropa interior de algodón, evita la sudoración excesiva y evita la humedad en la zona vaginal.
  • No usar ropa ajustada, pantalones muy ajustados o leggins, ya que aumentan la temperatura y facilitan el desarrollo de la Candida. También aumentan la humedad.
  • Tras meterse en el agua, ya sea en el mar o en la piscina, cambiar lo más rápido posible el bañador o biquini mojado, para evitar la humedad excesiva.
  • Cambiar tampones y compresas con frencuencia.

En el caso de mujeres embarazadas, el tratamiento debe realizarse por vía intravaginal. En las mujeres embarazadas, el alto nivel de estrógenos causa una mayor producción de glucógeno y esto facilita el crecimiento de los hongos Candida.

La Candidiasis no va a afectar ni dañar a tu bebé durante el embarazo. Pero si que es remarcable que, si la afectación se da durante el parto, el bebé puede contraerla. En este caso, el bebé contraería candidiasis bucal, que se manifiesta a través de aftas. (Los bebés pueden contraer candidiasis bucal incluso si tú no tienen Candidiasis vaginal durante el embarazo, no es grave y su tratamiento es sencillo).

¿Puede mi pareja contraer la candidiasis al tener relaciones sexuales?

Puede pasar en raras ocasiones. En los hombres, los síntomas son:

  • Enrojecimiento
  • Sarpullido
  • Comezón
  • Ardor

El tratamiento, en el caso de los hombres, suele ser a través de la aplicación de cremas o geles  o vía oral.

Aunque como ya se ha mencionado, no suele trasmitirse esta infección a través del mantenimiento de relaciones sexuales. Además, los estudios sugieren que el tratamiento de la pareja no reduce el riesgo de Candidiasis recurrente.

En todo caso, es importante acudir a tu especialista si sientes que puedes tener Candidiasis para tratarlo de la manera más adecuada posible.

[dt_gap height=»30″ /]

[vc_row][vc_column width=»3/4″][ult_team team_img_grayscale=»off» img_hover_eft=»» team_member_align_style=»left» team_member_org_color=»#828282″ team_member_desc_color=»#828282″ name=»Dr. José Manuel Pintado» team_member_position_font_size=»desktop:12px;» team_member_position_line_height=»desktop:14px;» team_member_description_font_size=»desktop:12px;» team_member_description_line_height=»desktop:14px;»]EXPERTO EN GINECOLOGÍA, OBSTETRICIA Y REPRODUCCIÓN

DIRECTOR MÉDICO DEL CENTRO MÉDICO PINTADO

www.clinicapintado.com[/ult_team][/vc_column][/vc_row]