Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) – Principales síntomas

Según datos de la OMS, cada día, más de 1 millón de personas contraen Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), aunque muchas de ellas pasan desapercibidas por ser asintomáticas.

Con independencia de tu estilo de vida y orientación sexual, y aunque los preservativos como método de barrera son altamente efectivos para reducir la transmisión de muchas de estas enfermedades, ningún método es infalible.

Siendo realistas, si practicas relaciones sexuales, estás expuesta a contraer ETS, por eso es importante que conozcas cómo prevenirlas y cuáles son sus síntomas.

La lista de ETS es amplia, incluye 25 microorganismos capaces de generar hasta 50 enfermedades. Dentro de los microorganismos transmitidos sexualmente destacan: virus (papiloma humano, herpes, hepatitis, sida), bacterias (sífilis, gonorrea, clamidia, estreptococo), hongos (candidiasis), protozoos (trichomona, guardia) y ectoparásitos (causantes de ladillas, en otras afecciones).

Algunas ETS son sencillas de tratar pero otras requieren una medicación más compleja. Lo que sí es muy importante es que, si consideras que tus síntomas se corresponden con una ETS, acudas cuanto antes al ginecólogo para que te evalúe, realice un diagnóstico y aconseje un tratamiento.

El siguiente paso es informar a tu pareja para que también pueda ser evaluada y tratada si procede.

Como indicábamos al principio, muchas ETS no son tratadas porque pasan inadvertidas, cuando esto ocurre, puede incrementar el riesgo de adquirir otras enfermedades de transmisión sexual más graves, esto es así porque una ETS puede estimular una respuesta inmune en el área genital o causar llagas. Otro riesgo de no tratar estas enfermedades es que pueden conducir a la infertilidad con el tiempo.

Algunas de las ETS más frecuentes en la mujer son: Virus del papiloma humano (VPH), clamidia, gonorrea, tricomoniasis.

 

1.- Virus del papiloma humano (VPH)

Enfermedades Transmisión Sexual

Virus del Papiloma Humano

El VPH es la ETS más común en las mujeres. En la actualidad existen más de  más de 150 tipos del VP), sin embargo, sólo 20 provocan enfermedades en las personas, especialmente en al área genital.

Casi todos los hombres y mujeres sexualmente activos han estado expuestos en algún momento el VPH, aunque sólo hayan mantenido relaciones sexuales con una persona.

Se contagia manteniendo relaciones sexuales (la propagación del virus es mayor a través de sexo vaginal o anal) con un portador del virus. Es posible desarrollarlo años después del contacto con la persona infectada, por lo que no es sencillo determinar cuándo se produjo la infección.

En el mercado existen vacunas para prevenir ciertas cepas de VPH.

Los síntomas no siempre son evidentes, pero incluso sin síntomas el VPH es contagioso.

Esta infección puede causar condilomas, verrugas y lesiones precancerosas y cáncer de cuello de útero, vagina, vulva y pene.

 

2.- Clamidia

Es una de esas infecciones que con frecuencia no presenta síntomas, sobre todo en sus etapas más tempranas. Su contagio es muy sencillo y su tratamiento también.

Cuando los síntomas aparecen, suele ser unas tres semanas después de haber estado expuestos a la bacteria. Los más frecuentes en mujeres son:

–         Secreción vaginal.

–         Sangrado entre períodos.

–         Dolor abdominal, al orinar y durante las relaciones sexuales.

Si la clamidia no se trata, algo que ocurre con frecuencia dados sus escasos síntomas, puede presentar enfermedad pélvica inflamatoria y, a la larga, afectar a la capacidad para quedarse embarazada en algunas mujeres. La clamidia se trata con antibióticos, normalmente con una dosis o administrándolos durante siete días.

 

3.- Gonorrea

Es una infección producida por una bacteria en el tracto genital, la boca, la garganta, los ojos y el ano. Los primeros síntomas suelen aparecer diez días después de la exposición a la bacteria, aunque en ocasiones pueden pasar meses sin desarrollar síntomas.

Los signos y síntomas de gonorrea en la mujer son:

–         Secreción gruesa, turbia o sangrienta de la vagina.

–         Dolor al orinar.

 

4.- Tricomoniasis

Es una afección causada por un parásito microscópico llamado Trichomonas vaginalis. Este organismo se propaga durante las relaciones sexuales con una persona infectada y afecta la vagina de las mujeres.  En ocasiones no aparecen síntomas, pero cuando los hay, se manifiestan entre los 5 – 28 días después de la exposición al parásito.

Los principales síntomas de la tricomoniasis en la mujer son: Secreción vaginal clara, blanca, verdosa o amarillenta.

–         Secreción vaginal clara, blanca, verdosa o amarillenta.

–         Olor vaginal fuerte

–         Picazón vaginal o irritación

–         Dolor durante las relaciones sexuales

–         Dolor al orinar

¿Cómo evitar el contagio de una ETS?

–         Si estás infectada, informa a tus parejas sexuales.

–         No mantengas relaciones sexuales hasta que completes el tratamiento.

–         Tanto tú como tu pareja deberéis realizar análisis antes de reanudar las relaciones sexuales.

Una vez superada la infección, utiliza preservativos siempre que mantengas relaciones sexuales vaginales.  Como recordatorio, ante cualquier síntoma sospechoso debes acudir cuanto antes a tu ginecólogo, él valorará la situación y de recomendará el tratamiento más adecuado.

[dt_gap height=»30″ /]

[vc_row][vc_column width=»3/4″][ult_team team_img_grayscale=»off» img_hover_eft=»» team_member_align_style=»left» team_member_org_color=»#828282″ team_member_desc_color=»#828282″ name=»Dr. José Manuel Pintado» team_member_position_font_size=»desktop:12px;» team_member_position_line_height=»desktop:14px;» team_member_description_font_size=»desktop:12px;» team_member_description_line_height=»desktop:14px;»]EXPERTO EN GINECOLOGÍA, OBSTETRICIA Y REPRODUCCIÓN

DIRECTOR MÉDICO DEL CENTRO MÉDICO PINTADO

www.clinicapintado.com[/ult_team][/vc_column][/vc_row]